El Financiamiento – Concepto, tipos y su importancia

¿Qué es el financiamiento y en qué consiste?

El financiamiento es el dinero extra que obtenemos a través de diferentes medios, principalmente por entidades financieras y bancarias que nos proporcionan un capital a cambio de recibir el capital mas cierto porcentaje de interés.

A la hora de realizar una compra o una inversión, si no contamos con los recursos necesarios, solemos recurrir a la ayuda otros, esta ayuda monetaria que recibimos por parte de bancos o financieras se llama financiamiento.  

En muchas ocasiones, no nos detenemos a pensar si realmente necesitamos realizar la compra o inversión, sin preguntarnos a qué coste será y qué nos supone, lo que nos podría llevar a endeudarnos.

Objetivo y la importancia del financiamiento

Debemos reflexionar sobre las implicaciones de lo que puede parecer una simple operación. Contraer una deuda con una entidad puede desequilibrar nuestras finanzas y presupuesto, comprometiendo seriamente nuestra economía y la de los que nos rodean.

El financiamiento es importante ya que nos permite acceder a cierta cantidad de efectivo el cual nos permite llevar a cabo nuestra inversión o compra.

Evitar el sobre-endeudamiento es el objetivo en éste caso. En esta sección se ofrecen pautas útiles a la hora de suscribir cualquier operación de financiación. No se trata de alarmar, sino de concienciar sobre el consumo responsable y la financiación coherente y meditada, reduciendo en la medida de lo posible los peligros del endeudamiento excesivo.

¿Cómo funciona el financiamiento?

Básicamente se trata de la obtención de cierta cantidad de dinero la cual pagaremos en un plazo y bajo una tasa de interés determinada, por ello, presentamos una lista de preguntas que debemos contestar antes de dar un paso en falso.

 ¿Necesito realizar ese gasto o inversión?

 ¿Se trata de una necesidad o de un capricho?

 ¿Es una compra impulsiva? Si espero unos días, ¿seguiré queriendo hacer esa compra?
¿Es buen momento para llevarla a cabo?

 ¿Puedo esperar y ahorrar?

 ¿Necesito pedir prestado?

 ¿Puedo permitirme pedir prestado?

 ¿Cuánto necesito?

 ¿Cuáles son las condiciones: Tipo de interés, comisiones, etc.?

 ¿Durante cuánto tiempo estaré pagando el préstamo?

 ¿Cuál será la cuota que tendré que pagar?

 ¿Cuánto dinero devolveré en total?

 ¿Qué ocurrirá si dejo de pagar alguna cuota?

Debemos reflexionar sobre la oportunidad o no de la compra o gasto, y de la operación financiera que lo hará posible.

Necesitamos pues, estudiar cuál es el estado de nuestra economía, ya sabemos cómo realizar y manejar nuestro presupuesto, por lo tanto, ahora analizaremos si podemos permitirnos una compra o gasto y si necesitamos financiación ajena.

Es importante ser absolutamente sinceros con nosotros mismos, valorar los ingresos y los gastos fijos actuales, más los eventuales que puedan aparecer a corto-medio plazo. No conduce a nada engañarnos, pensar que quizás más adelante contaremos con ingresos superiores a los que tenemos en la actualidad o que podremos satisfacer nuestras necesidades básicas con menos dinero.

¿Cómo conseguir un financiamiento?

Para saber hasta dónde nos podemos comprometer, aprenderemos a manejar los términos “Capacidad de endeudamiento” y “Límite de endeudamiento” es muy útil.

CAPACIDAD DE ENDEUDAMIENTO = 35% DE INGRESOS NETOS

LÍMITE DE ENDEUDAMIENTO         = 40% DE INGRESOS NETOS

Estas dos fórmulas son muy claras. Sus propios nombres nos indican, por una parte cual es la capacidad de nuestra economía para afrontar nuevos endeudamientos sin exponernos a problemas y dónde está el límite.

​A partir de las columnas de ingresos y gastos del presupuesto podremos saber cuál es nuestra capacidad de endeudamiento. Si la suma total de los gastos supera el límite del 40% de los ingresos, podemos incurrir en una situación de alto riesgo de sobre-endeudamiento.

Aunque los números “cuadren”, es decir, no superen los límites de endeudamiento, no debemos olvidar dejar un margen de maniobra para cubrir posibles eventualidades e imprevistos que se pueden presentar, como podrían ser: reparaciones, enfermedades, etc.

Asimismo, debemos tener en cuenta los cambios que pueden acontecer en nuestra vida tanto a corto como a medio plazo, así como los imprevistos, los cuales pueden influir y condicionar nuestra situación personal y económica. Ni todo está planeado al cien por cien ni lo podemos tener controlado, no somos infalibles.

En determinado momento queremos realizar una compra o gasto. Dado que no contamos con el capital necesario y sabemos que nuestra capacidad de endeudamiento lo permite, vamos a solicitar financiación ajena. El siguiente paso consistirá en analizar qué tipo de producto financiero es el que mejor se adapta a nuestras necesidades

​​Tipos de financiamientos

Las principales fuentes de financiamiento que existen son por préstamos y por medio de tarjetas de crédito, los préstamos pueden ser: Personales o de consumo, Hipotecario entre otros, y las tarjetas pueden ser: De Crédito, de Débito, etc.

​¿Qué es un préstamo?

Un préstamo es una operación por la que el prestamista (la entidad financiera) cede una cantidad de dinero a un prestatario (el cliente) quien se compromete a devolver el importe en un plazo y a un tipo de interés pactados.

​Factores intervienen en un préstamo.

Intervienen ciertos factores como lo son: El importe, el plazo de amortización, el tipo de interés, comisiones y gastos, entre otros.

​Antes de comprometernos con una determinada entidad, debemos recopilar una amplia variedad de ofertas y estudiarlas con mucho detalle para saber cuál es la más ventajosa. El objetivo es encontrar la que mejor se adecue a nosotros, en cuanto a plazos, condiciones, requisitos, etc.

No debería importarnos dedicar tiempo a esta tarea, el objetivo es no quedarnos con lo primero que encontremos o que nos ofrezcan.

Muchas son las ofertas existentes en el mercado. La publicidad nos puede ayudar en cuanto a conocer quienes ofrecen productos financieros, pero debemos desconfiar de la publicidad agresiva, y recordar que nadie nos va a regalar nada o nos lo va a ofrecer prácticamente gratis. Si necesitamos ayuda, podemos recurrir a asociaciones de consumidores, entidades, etc.

Cuál es la mejor oferta de financiamiento

Para poder decidir cuál es la oferta que mejor se adapta a nuestras necesidades a un coste menor, recomendamos elaborar un cuadro resumen que contenga las características fundamentales de cada oferta. Este cuadro nos posibilitará ver con mucha más claridad cada producto: garantías exigidas, tipo de interés, comisiones, cuota a pagar al mes y coste total de la operación.

Préstamo a Corto plazo

El plazo de financiamiento es igual o menor a un año. Suele tratarse de préstamos relativamente pequeños destinados, por ejemplo, al consumo de bienes no durables.

Préstamo a Largo plazo

El periodo financiamiento es de varios años, pudiendo abarcar incluso más de 20 años como es el caso de los créditos hipotecarios. Suelen ser préstamos destinados a la adquisición de activos de alto valor, como los bienes inmuebles.

Visítanos en Facebook en portafoliocontable.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *